El Salvador fue al desierto para comunicarse con Su Padre.