Desde estos dos montes se domina la antigua ciudad de Siquem, donde se enterraron los huesos de José (véase Josué 24:32).